Controlar gastos, Habitos para mejorar

Ya hemos visto 2 de los 5 hábitos que resultan perjudiciales para tus finanzas personales. Espero que estés poniendo en práctica las recomendaciones que te he brindado. Como ya te lo había dicho, necesitas modificar, o implementar, algunos hábitos para mejorar tu economía, tu área financiera. Si aún no has leído la primera parte, te invito a que revises este artículo en su primera entrega.

Sin más preámbulos vamos al siguiente punto de la lista:

3. Falta de control

No es un secreto que elaborar, cumplir y hacerle seguimiento a tu presupuesto, requiere de una buena cantidad de autodisciplina. Al menos en los primeros días, estos días son cruciales para adoptar un correcto hábito en todas sus fases. Con demasiada frecuencia me encuentro con personas que comienzan con la mejor voluntad del mundo, pero que al poco tiempo ceden y abandonan. Afortunadamente, hay todo tipo de formas de hacer esto, no te preocupes que siempre encontraras alternativas.

Mi recomendación favorita es pensar en el dinero, no en términos de pesos (valor), sino en términos de horas trabajadas. Calcula tus ingresos por hora y mira los precios en términos de “horas de trabajo”. Aplicando este principio, he descubierto que gastar el dinero parece menos atractivo. Necesitas controlar al máximo que tus horas trabajadas no se esfumen, que tu valioso tiempo invertido no se pierda.

Así que no estarás hablando de gastar 150 mil pesos en la compra de esa camisa que luce atractiva. Harás conciencia de que estas invirtiendo 5 o 6 horas de tu trabajo en esa compra. ¿Ves como todo se ve diferente? Adoptando esta perspectiva lograras un mayor control en tus finanzas. Eso sí, no me malinterpretes, te mereces lo mejor, pero, ¿en serio necesitas esa camisa? ¿Puedes y debes comprarla ahora?

finanzas personales - controlar gastos

4. Gastos inesperados

Uno de los aspectos más frustrantes al momento de intentar controlar tu presupuesto, es la aparición de gastos repentinos. Ejemplos: una factura inesperada cae por debajo de tu puerta, o tu automóvil de repente necesita algún trabajo de emergencia. En el transcurso de algunos minutos, todo tu presupuesto sale volando por los aires. Hay algo nuevo que agregar y no es una situación muy cómoda la que afrontamos.

Esto es inevitable, sin embargo, no todo es tan malo como parece. Lo curioso del tema es que los gastos inesperados no necesariamente tienen que ser un gran problema. Hay dos soluciones, planteadas por expertos, que hacen que esos gastos no sean un gran dolor de cabeza.

Las dos soluciones

La primera de ellas es la creación de tu propio “fondo de emergencia”. Esto corresponde a un dinero que pones en una cuenta de acceso instantáneo, exactamente para situaciones como las descritas anteriormente. Si surge un imprevisto financiero, simplemente puedes sacar dinero de este fondo sin necesidad de tocar tu presupuesto. Luego, el siguiente mes, modificas un poco tus cuentas para comenzar a reconstruir ese fondo de emergencia.

La segunda solución, consiste en analizar que la mayoría de las facturas “inesperadas” se pueden planificar. Esto si basas tu presupuesto en un período lo suficientemente largo. Por ejemplo, si pagas tu seguro de automóvil una vez al año, ya tendrás un dinero apartado para esto. Es un monto propio para algo que ocurre una vez cada cierto tiempo, pero que igual necesitas planificar.

planificar y controlar gastos

Así que puedes planificar este tipo de pagos por adelantado y reservar una pequeña cantidad de dinero mensual. Y cuando el seguro se deba pagar, por mencionar el mismo ejemplo, ya tendrás este concepto totalmente cubierto. Y lo tendrás solucionado porque apartabas mensualmente una suma destinada a dicho seguro. Lo mismo puedes hacer con otros gastos que se dan una vez al año, aplica la misma fórmula.

En resumidas cuentas, para evitar que gastos inesperados descarrilen tu presupuesto, tomate el tiempo para comenzar un fondo de emergencia. Y para que grandes facturas, que se dan cada cierto tiempo, lastimen tu planeación, planifica con anticipación.

5. Desperdicio innecesario

El último factor que puede arruinar tus intentos de llevar un excelente presupuesto, es simplemente el “desperdicio”. Sé que te suena muy fuerte, y poco relacionado con la temática esta palabra, así que te lo explicaré mejor. Uno de los ejemplos más comunes es la cantidad de comida que botan las personas cada semana porque ya venció. Como resultado, literalmente tiran dinero al tarro, y luego tienen que reemplazar ese alimento con otro poco de lo mismo.

Si planificas 200 en la quincena para mercado, y luego debes “botar” 50, tu presupuesto realmente se va a afectar. Así que tomate el tiempo necesario para aprender a controlar el desperdicio que sale de tu cocina. Cuando lo hagas, debes estar seguro de usar todo lo que te sea posible, de hecho, por algo lo compras. Por ejemplo, considera congelar la leche para mantenerla fresca, solo descongélala cuando realmente la vayas a utilizar.

Considera también, comprar verduras congeladas en lugar las frescas del mercado. Con esto evitaras arrojar a la basura todo lo que se dañe por estar a la intemperie. Si revisas bien hay muchos alimentos que se pierden, y la raíz de todo es que no controlamos las compras. En serio, esto es realmente efectivo, créeme que es un punto débil que pocos detectan.

finanzas personales - evitar desperdicio

Considera también, aunque no hace parte de desperdicio, las compras día a día. Es un punto aparte, pero digno de revisión. ¿Cuantas veces vas a la tienda, a diario, a comprar huevos? Piénsalo. ¿No sería mejor comprar los suficientes para la quincena?, aplica esta reflexión para varios productos y alimentos.

Recomendaciones finales

Como puedes ver, hay muchas formas en que tu planificación puede fallar, pero, para casi todas las situaciones, hay soluciones. Si vas a invertir el tiempo para crear un presupuesto, estos simples principios pueden ayudarte muchísimo. Diseña un plan de ingresos/egresos que realmente funcione, que esté encaminado a mantenerse en el tiempo. Enumera cada hábito de tus finanzas personales y corrige:

  1. Falta de seguimiento
  2. Pequeños gastos
  3. Falta de control
  4. Gastos inesperados
  5. Desperdicio innecesario

Se necesita de mentalidad positiva y mucha actitud pro-activa para hacer que realmente funcione. Asume el control y dirige tus finanzas por el mejor de los caminos. Complementa esta información con este interesante artículo sobre 10 consejos de oro para tus finanzas. Recuerda revisar detenidamente la primera entrega de esta guía sobre los hábitos que afectan tu economía personal.

Nota del Editor:

Si te ha gustado este artículo compártelo, si no te ha gustado también compártelo no cuesta nada : ).  Si tienes alguna sugerencia a esta nota, déjanos saber en los comentarios, o si quieres que publiquemos algo en particular.

Síguenos en las redes sociales:

También puedes darte una vuelta por aquí y compartirnos tus artículos o tus experiencias como [email protected]

¿Te gusto? Compartelo >>

Deja un comentario