Si estas en tu trabajo y tienes esa sensación que tu vida laboral no te satisface, que no te sientes feliz ni entusiasmado cuando estas allí, es momento de pensar en auto-emplearte o emprender un negocio, que te de esa satisfacción. Aquí te muestro cuatro secretos para emprender y no morir en el intento.

No es fácil dejar la comodidad de tener un sueldo fijo, para embarcarte en un emprendimiento, teniendo en cuenta que no es nada fácil y no solo por el riesgo de perder dinero, tiempo y la estabilidad de un trabajo, si no también por las posibles burlas o escrutinio al que te puedes enfrentar si fracasas.

Sin embargo, emprender tiene muchos beneficios tanto a corto como a mediano y largo plazo. Uno de estos beneficios es hacer lo que realmente quieres, cumplir tus metas y tus sueños. Pero, emprender no es para todas las personas, debes hacerte algunas preguntas como ¿Esto es lo que realmente quiero? ¿Estoy dispuesto a sufrir para conseguir mi sueño?.

Pasar de un trabajo “seguro” a un emprendimiento requiere valentía, audacia y la fuerte creencia en que estas haciendo lo correcto. Uno de los principales secretos para ser un ganador es la Motivación, y debes ser el primero en creer en ti mismo y motivarte cada día, en que estas haciendo lo que realmente quieres.

Pero antes de dar ese gran paso, te voy a dar 3 reflexiones para que las analices antes de tomar una decisión:

1. No te lances del avión sin protección

Muchos personas con el mismo entusiasmo de tener un negocio propio, dejan sus trabajos muy rápido. Antes de tomar la decisión de emprender, debes pensar en tu trabajo como una plataforma para ese gran salto. A medida que lo vas planeando y construyendo, vas acumulando las cosas que vas a necesitar. Personalmente te recomiendo:

  • Haz tu plan de negocios y ponlo a prueba. Revisa que tu plan este acorde con el mercado, que sea algo que la gente este buscando y necesiten. Pregunta a la gente si les gustaría algo así, o si creen que podría funcionar. Date a la tarea de estudiar el negocio, revisa quien más lo hace y como les ha ido.
  • Ahorra al menos la suma equivalente a 5 meses de tu salario actual. Así, tienes un soporte por si tu negocio no funciona. Ahorrar es una forma prudente de empezar tu negocio, sin necesidad de solicitar algún préstamo, o por lo menos que tu negocio no se quede liquido con gastos personales. Ten en cuenta que casi el 100% de los emprendimientos tienen perdidas en los primeros meses, o por lo menos salen a ras con los gastos, así que no incluyas los tuyos.
  • Ahorra el 100% de tu negocio al empezar e invierte nuevamente. Toma las ganancias de tu negocio para hacerlo crecer, invierte en publicidad, o en insumos, así, obtendrás más ganancias al final de cada mes.

2. No cierres las puertas, y abre las ventanas

Renunciar debe ser un acto de madurez. Aun si el trabajo donde estabas no te hacía feliz o tenías algunos problemas, debes tratar de demostrar respeto por él recuerda que ha sido tu sustento por algún tiempo.

Normalmente para renunciar debes dar una aviso de al menos 2 semanas, lo ideal sería avisar con 1 mes de anticipación. Seguramente te preguntarán la razón; pero no hay necesidad de mentir o dar excusas que no son, simplemente, di la verdad, puede que hasta encuentres algunas cosas positivas.

Si renunciar para ti, se convierte en un acto de venganza para tu empresa o tu jefe, debes pensártelo muy bien, esta no es la forma de desquitarte o mostrar tu resentimiento ante el trabajo. En la medida de lo posible intenta llegar a buenos términos, recuerda que las relaciones interpersonales son muy importantes en un emprendimiento, no querrás empezar con el pie izquierdo.

Trata de limar las asperezas en tu trabajo e irte con la frente en alto. En adelante tendrás muchas batallas que librar, y como dice el dicho “Arrieros somos y en el camino nos encontramos”. Has las cosas de forma diplomática dejando la puerta abierta a recomendaciones o incluso abriendo ventanas a futuros negocios con la empresa.

Te puede interesar: Como cambiar la mentalidad perdedora y triunfar

3. Emprender es como ir a un Safari.

Iniciar un negocio es como ir a un Safari, requiere planeación, dinero y muy poca gente se anima completarlo. En el safari estas expuesto a muchas cosas nuevas e inciertas en el camino, algunas que pueden ser mortales, pero al terminarlo, te sentirás orgulloso de haber atravesado por esas dificultades y aun seguir vivo, más aun por toda la experiencia adquirida.

4. Ponle números a tus sueños

Los sueños sin fechas son deseos, y estos una simple ilusión. Convierte tus sueños en metas y objetivos. Establece un limite de tiempo para lograrlo, pon una fecha limite de cuando vas a renunciar y proponte alcanzarlos. Debes establecer tus fondos monetarios de soporte y tu capital de inicio. Trata de eliminar las deudas antes de iniciar el negocio, muchas veces, las ganancias del emprendimiento se van en deudas personales y fracasa.

También, debes establecer una fecha y un presupuesto para que tu negocio empiece a dar ganancias o determinar si no funciona. Llegado a ese punto no te rindas, solo da un paso atrás y toma más impulso para dar el siguiente salto.

Mira también estos 5 consejos para el éxito: potenciar tu vida y negocios

Nota del Editor:

Si te ha gustado este artículo compártelo, si no te ha gustado también compártelo no cuesta nada : ).  Si tienes alguna sugerencia a esta nota, déjanos saber en los comentarios, o si quieres que publiquemos algo en particular.

También puedes darte una vuelta por aquí y compartirnos tus artículos o tus experiencias como [email protected]

¿Te gusto? Compartelo >>

Deja un comentario